Google+ La Gruta De Los Lienzos: Hermes / Mercurio

miércoles, 29 de agosto de 2007

Hermes / Mercurio

Hendrick Goltzius - Mercurio

Nombre griego: Hermes.
Equivalente romano: Mercurio.

Título: mensajero de los dioses y guía de las almas al Inframundo. Dios de fronteras, viajeros, pastores, vacadas, oradores, literatos, poetas, atletas, pesos y medidas, inventos, comercio, mentirosos y ladrones.
Catergorías: dioses olímpicos, dioses del inframundo.
Mitos relacionados: su nacimiento, el robo del ganado de Apolo y la invención de la lira y de la flauta; la Gigantomaquia; en muchos mitos actúa como mensajero de los dioses y como guía de las almas de los muertos en el Inframundo; participó en los mitos de Atenea, Dionisos, Eurídice y Orfeo, Ío, Leda, Orión, Pandora, el rapto de Perséfone, Perseo, Psiqué y Cupido.
Atributos: el sobrero pétaso, las sandalias con alas (talaria), el caduceo (una vara de mensajero con dos serpientes entrelazadas). También el monedero, el gallo y la tortuga, la lira y la flauta.
Representaciones: Ropas de un viajero, trabajador o pastor. Con frecuencia lleva un cordero a hombros.

Padres: Maia, según Homero; según otras fuentes Maia fue su comadrona.
Procedencia: monte Cileno de Arcadia.
Descendencia atribuida: Abdero, Angelia. Autólico, Céfalo, Cérix, Dafnis, Equión, Etálides, Eros, Eudoro, Hermafrodito, Mírtilo, Pan, Peito, Pólibo, Príapo, Rodos, Tique.

"Mercurio" de Hendrick Goltzius

En la mitología griega, Hermes es el dios de las fronteras y los viajeros que las cruzan, los pastores y las vacadas, los oradores, literatos y poetas, del atletismo, de los pesos y medidas, de los inventos, del comercio en general, de los mentirosos y de la astucia de los ladrones.

Culto.

En la temprana Grecia Antigua, Hermes era un dios fálico de las fronteras. Su nombre hacía referencia a la “herma”, que era un montón de piedras usado para marcar los caminos y delimitar fronteras y propiedades. Sobre el 520, Hiparco sustituyó los montones de piedra que señalaban el punto medio entre cada pueblo de Ática y el ágora de Atenas por pilares cuadrados o rectangulares de piedra o bronce coronados por un busto de Hermes, normalmente con barba, y con un falo en erección en la base. De este icono emergerá el dios que el siglo XV fue rediseñado como un joven atlético.

Representación e iconografía.

Hermes suele ser retratado llevando un pétaso (sombrero de ala ancha que usaban los viajeros para protegerse del sol y la lluvia) o un gorro alado, calzando sandalias con alas (talaria) y portando una vara de mensajero de Oriente Próximo, con dos serpientes entrelazadas copulando, llamada caduceo. Vestía las ropas de un viajero, trabajador o pastor. Era representado junto a bolsas de monedas, gallos y tortugas. Con frecuencia lleva un cordero a hombros. También puede aparecer con la lira la flauta (o siringa), instrumentos que inventó.

Nacimiento.

Hermes nació en el monte Cileno de Arcadia. Según se cuenta su himno homérico, su madre Maia era una ninfa. Si bien, en la mitología griega se aplicaba generalmente este nombre a una comadrona o a una anciana sabia y tierna, por lo que debía haber sido una ninfa antigua, una de las Pléyades refugiada en una cueva de Arcadia.

Peripecias con su hermano Apolo.

Hermes se convirtió en el dios de los ladrones porque era muy astuto y perspicaz. De hecho, él mismo fue un ladrón desde la noche en que nació, cuando se escapó de su madre, la ninfa Maia, y se fugó para robar el ganado de su hermano mayor Apolo mientras que éste, distraído con su amor por Himeneo, el hijo de Magnes, descuidaba sus deberes de pastor. Luego, atando una rama a la cola de cada uno de los animales, Hermes trasladó el ganado a través de Grecia, hasta una caverna de Pilos, donde sacrificó dos de los animales robados. Luego, después de ocultar el resto del rebaño, huyó a su gruta del Cileno. Al llegar a ella encontró en la entrada una tortuga; la cual vació para tensar sobre la cavidad de la concha unas cuerdas fabricadas con los intestinos de los bueyes que había sacrificado; creando de este modo la primera lira.

Mientras tanto, Apolo llegó por fin a Pilos, quizá ayudado por sus dones adivinatorios, donde el anciano Bato le descubrió el escondite de las reses sustraídas. Se trasladó entonces al monte Cileno, donde reclamó a Maya por los robos de su hijo Hermes. Sin embargo, Maya lo defendió aduciendo que el niño había estado con ella toda la noche. Entonces, Zeus intervino en la discusión para certificar que, en efecto, Hermes había robado el ganado, por lo que tendría que devolverlo. Mientras discutían, Hermes comenzó a tocar su lira. El instrumento encantó a  Apolo, quien accedió a permitir que Hermes se quedase con el ganado a cambio de la lira.

Algo más tarde, guardando sus nuevos rebaños así adquiridos, Hermes inventó la flauta (la siringa o flauta de Pan). Una vez más, Apolo quiso comprarle el nuevo instrumento musical y le ofreció en pago el cayado de oro que él utilizaba para guardar las manadas... de aquí que la vara de oro (el caduceo) figure entre los atributos e Hermes.

El mensajero de los dioses.

Como traductor, Hermes es el mensajero entre los dioses y los humanos. Como franqueador de fronteras, se encargaba de llevar las almas recién muertas al Inframundo. También llevaba los sueños a los mortales vivos.

Además, Hermes era un ávido inventor y no se limitó a la creación de la siringa y la lira. Como inventor del fuego, Hermes es un paralelo con el titán Prometeo. Además, inventó también varios tipos de carreras y el deporte del boxeo.

Otros mitos.

Los mitos de la infancia de Hermes son los únicos en que este dios desempeña el papel principal. Además, participó en la Gigantomaquia, donde derrotó a Hipólito gracias a un casco que le hacía invisible. Lo más corriente es que Hermes intervenga como figura secundaria, casi siempre en su papel de mensajero.
  • LA MUERTE DE ARGOS. Para ocultar su infidelidad con Ío, Zeus la convirtió en una hermosa ternera blanca que, para no quedar en evidencia, hubo de regalar a Hera. Ya en su poder, Hera puso a Ío bajo la custodia de Argos, el gigante de cien ojos. Para rescatar a Ío, Hermes asesinó a Argos durmiéndolo con la flauta y propiciándole tal golpe en la cabeza que hizo salir de sus órbitas los cien ojos del gigante. Como agradecimiento por sus servicios, Hera puso los ojos de Argos en la cola del pavo real, pájaro consagrado a Hera
  • EL NACIMIENTO DE ATENEA. Tras yacer con Metis, Zeus temió la profecía que aseguraba que Metis alumbraría una hija tan poderosa que arrebataría a Zeus el imperio del cielo. Zeus transformó a Metis en un mosca y se la tragó. Sabiéndose embarazada, Metis se puso a fabricar un casco y una túnica para su hija nonata, causándole a Zeus mucho dolor. Prometeo, Hefesto, Hermes o Palemón (dependiendo de la fuente consultada) abrió entonces la cabeza de Zeus, de la que Atena salió ya adulta y armada.
  • EL NACIMIENTO DE DIONISOS. Tras que Hera intentase acabar con la vida de Dionisos siendo un niño, Hermes encargó su educación a Atamante, rey de Orcómeno, y su esposa Ino, a los que Hera enloqueció tan pronto como descubrió la verdad. Zeus envió entonces a Dionisos a Nisa, transformado en cabrito, donde se lo confió a las ninfas de la lluvia. 
  • EL NACIMIENTO DE EROS. Algunos autores afirman que Eros era hijo de Afrodita y Hermes
  • LA MUERTE DE EURÍDICE. Huyendo de Aristeo, Eurídice pisó una serpiente cuyo veneno le causó la muerte. Dolido por la pérdida, Orfeo la siguió hasta el Inframundo donde, cantando un doliente repertorio, consiguió que Hades y Perséfone, señores de los muertos, liberaran a Eurídice. Si bien, establecieron para ello una condición: que Hermes condujera a Orfeo seguido de Eurídice  hasta la salida, cubriendo el trayecto sin que él volviese la vista atrás para mirarla. 
  • LEDA Y EL CISNE. Algunos autores cuentan que Zeus, transformado en cisne y fingiendo estar en peligro, se refugia en el seno de Némesis y luego la viola, siendo Hermes el encargado de depositar el huevo engendrado por Némesis en los muslos de Leda, para que sea ella quien lo "alumbrase". 
  • EL NACIMIENTO DE ORIÓN. Cuentan algunos autores que un día Zeus, Hermes Poseidón visitaron en su palacio a Hirieo, quien sacrificó para ellos el buey más hermoso de su manada. Más tarde Hirieo preguntó a los dioses qué podía hacer para tener un descendiente sin tener que casarse. Entonces Zeus hizo traer la piel del buey sacrificado y le pidió que orinase encima. Los tres dioses enterraron la piel en el jardín del palacio y nueve meses después apareció en su lugar un hermoso niño al que Hirieo dio el nombre de Orión
  • EL NACIMIENTO DE PANDORA. Cuando Prometeo dio a los hombres el milagro del fuego, Zeus decidió vengarse ideando a la primera mujer, a cuya creación contribuyeron todos los dioses del Olimpo, otorgándole Hermes el don de la persuasión. Los dioses ofrecieron a Pandora como regalo a Epitemeo, hermano de Prometeo, con una sola condición: que no abriese la caja que le enviaban con ella. 
  • EL JUICIO DE PARIS. Eris o Eride, diosa de la Discordia, molesta por no haber sido invitada a las bodas de Peleo, a la que habían sido convidados todos los dioses, decidió vengarse del desplante y, presentándose en el banquete, arrojó sobre la mesa una manzana de oro que habría de ser para la más hermosa de las damas presentes. Atenea, Afrodita y Hera se disputaron la manzana produciéndose una gran confusión que obligó a intervenir a Zeus, quien envió a Hermes con la misión de traer ante él a Paris, hijo del rey de Troya, al que iba a encomendar la decisión por haber vivido alejado del mundo y de las pasiones humanas, esperando por ello del joven un juicio imparcial. 
  • EL RAPTO DE PERSÉFONE. Cuando Hades secuestró a Perséfone, Deméter, su madre, partió a rescatarla. Su ausencia hizo que la tierra se agostase y que la vida se marchitase, por lo que Zeus envió a Iris y a todos los dioses del Olimpo uno tras otro en su búsqueda, aunque todo en vano. Finalmente, derrotado por la perseverancia de  Deméter, Zeus mandó a Hermes al Inframundo con una orden precisa: Perséfone debía ser devuelta al mundo de los vivos. 
  • PERSEO, EL VENCEDOR DE MEDUSA. Cuando Perseo aceptó el reto de matar a Medusa, Zeus, su padre decidió ayudarlo solicitando a Atenea y Hermes. Atenea regaló a Perseo un escudo tan brillante como un espejo y Hermes, una espada o una hoz con la que poder cortar la cabeza de Medusa
  • EL ROMANCE DE PSIQUÉ Y CUPIDO. Herido por una de sus propias flechas, Eros/Cupido se prendó de Psiqué, a la que conquistó sin dar a conocer su verdadera identidad divina. Sin embargo, Psiqué, vencida por su curiosidad, intentó averiguar quién era en realidad su esposo, perdiendo así su confianza. Esto obligó a Psiqué a reconquistar a Eros/Cupido, superando para lograrlo las más costosas pruebas. Las heroicidades de Psiqué le valieron su ascenso al Olimpo, donde fue conducida por Hermes/Mercurio.
Descendencia.

Hermes mantuvo relaciones con diferentes amantes. Tuvo varios hijos con Afrodita, entre ellos Hermafrodito. Y de su relación con Dríape nació Pan.

Mercurio, el Hermes romano.

Hermes se identificó con el dios romano Mercurio, un importante dios del comercio; no en vano, su nombre está relacionado con la palabra latina “merx” (mercancía). Si bien, no aparecía en la primitiva religión romana. En sus formas más primitivas parece haber estado relacionado con la el dios etrusco Turms. Si bien, la mayoría de sus características y mitología fue tomada prestada del dios griego análogo cuando la religión romana fue equiparada con la griega durante la época de la república romana (a principios del siglo III a.C.). Como su homólogo griego, Mercurio era hijo de Júpiter (Zeus) y de Maia Maiestas. Incluso tenía el mismo aspecto (vistiendo las talarias, el pétaso, el caduceo) y a menudo iba acompañado de un gallo, una cabra o cordero o una tortuga. Era también mensajero de los dioses, dios del comercio, la abundancia y el éxito comercial y tenía por misión portar las armas de los recién fallecidos al más allá... Además, Ovidio escribió que Mercurio llevaba los sueños de Morfeo a los humanos que dormían.

···


Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

Quizá te interese: la Gigantomaquia; los mitos de Atenea, Dionisos, Eurídice y Orfeo, Ío, Leda, Orión, el rapto de Perséfone, Perseo, Psiqué y Cupido.
Fuentes: Hermes en WikipediaHermes en ElOlimpoMercurio en Wikipedia.
Más imágenes: Hermes en Wikipedia DatabaseMercurio en Wikipedia Database.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.