Google+ La Gruta De Los Lienzos: Mary Cassatt (1844-1926)

jueves, 15 de julio de 2010

Mary Cassatt (1844-1926)

Autorretrato de Mary Cassatt
Autorretrato de Mary Cassatt

Pintora y grabadora.

Procedencia: Allegheny City, Pennsylvania, hoy parte de Pittsburgh. Se raslada a París en 1851.
Aprendizaje: Pennsylvannia Academy of Fine Arts de Filadelfia; taller de Chaplin; taller de Thomas Couture; Degas.
Técnicas: óleo y pastel.
Marchante: Galería Durand-Ruel.
Escuela: Realismo, Impresionismo, Japonismo.
Temas: en los año 1870, su familia, el teatro y la ópera; luego se decanta por el retrato de mujeres y niños.

Mary Cassatt (1844-1926) Pintora y grabadora de origen estadounidense y afincada en Francia. Inició su carrera pictórica encuadrada en el realismo para acabar vinculándose con el movimiento impresionista, más afín a su espíritu contestatario. Practicó sobre todo el retrato, en especial en el de mujeres y niños.

Juventud.

Cassatt viene al mundo en la ciudad de Allegheny, Pennsylvania, que ahora es parte de Pittsburgh. Nace en el seno de una familia de clase media-alta. Su padre, Robert Simpson Cassat, es un exitoso corredor de bolsa y especulador de tierras; nunca se mostró favorable a su deseo de llevar una carrera artística. Su madre, Katherine Kelso Johnston, proviene de una familia de banqueros; es una mujer cultivada que va a tener una profunda influencia sobre su hija.

Viajes por Europa. 

La familia Cassatt se traslada a París en 1851, viviendo algunos años en Alemania.

Cassatt crece en un ambiente que considera los viajes como parte integral de la educación; pasa cinco años en Europa y visita muchas de sus capitales, como Londres, París y Berlín. Mientras que alemán y francés en el extranjero, Cassatt accede a sus primeras lecciones de dibujo y música. Es probable que su primer contacto con los artistas franceses como Ingres, Delacroix, Corot y Courbet tuviese lugar en el marco de la Exposición Universal de París de 1855.

Estudios en Filadelfia. 

Aunque su familia se opone a que se convirtiera en artista profesional, Cassatt comienza a estudiar pintura en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania en Filadelfia en 1859, a la temprana edad de 15 años. Continúa sus estudios de 1861 a 1865, duración de la guerra civil americana. Entre sus compañeros de estudios se encuentra Thomas Eakins, futuro pintor y controvertido director de la Academia.

Estudios en París. 

Impaciente con la lentitud de la instrucción y la actitud condescendiente de los estudiantes y profesores varones, Cassatt estudia por su cuenta a los antiguos maestros.

Decide poner fin a sus estudios, sin obtener ningún grado, y, enfrentándose a las objeciones de su padre, se traslada a París en 1866 junto con su madre y algunos amigos de la familia en calidad de acompañantes.

Dado que las mujeres aún no pueden asistir a la “École des Beaux-Arts”, opta por estudiar en privado con maestros de la escuela. Es aceptada por Jean-Léon Gérôme, un profesor muy respetado conocido por su técnica hiperrealista y su descripción de temas exóticos. Unos meses más tarde Gérôme también acepta a Eakins como estudiante.

Cassatt incrementa su formación artística con la copia diaria en el Louvre. El museo también sirve como lugar de encuentro social para las estudiantes francesas y americanas que, como Cassatt, no tienen permitido asistir a los cafés donde la vanguardia socializa.

Hacia el final de 1866, Cassat se une las clase de pintura impartidas por Charles Chaplin, un notable artista género. En 1868, Cassatt estudia también con el artista Thomas Couture, interesado por los temas románticos y urbanos. En 1868 su obra “Un intérprete de Mandolina” es aceptada por primera vez por el jurado de selección para el Salón de París. Junto con Elizabeth Jane Gardner, cuyo trabajo es también aceptado por el jurado de este año, Cassatt es uno de las dos primeras mujeres estadounidenses en exhibir en el Salón. “Una intérprete de Mandolina” es afín al etilo romántico de Corot y Couture y es una de las dos pinturas de la primera década de su carrera que han documentado en la actualidad.

Una intérprete de mandolina, 1860

Regreso a Estados Unidos.

La escena del arte francés se halla en un proceso de cambio, en la que artistas radicales como Courbet y Manet tratan de romper con la tradición académica y los impresionistas están en sus años de formación. Cassatt, por el contrario, sigue trabajando de manera tradicional y presentando trabajos para el Salón. La Guerra Franco-Prusiana interrumpe los estudios de Cassatt, que a Filadelfia a finales del verano de 1870. Viaja a Chicago para probar suerte. Aquí pierde algunas de sus primeras pinturas en el Gran Incendio de Chicago de 1871. Poco después, su obra atrae la atención del arzobispo de Pittsburgh, quien le encarga dos copias de pinturas de Correggio expuestas Parma, Italia, adelantándole el dinero para el viaje y la estancia.

Nuevo viaje a Europa. 

Con Emily Sartain, una artista bien considerada de Filadelfia, Cassatt se embarca en un nuevo viaje a Europa. Pasa ocho meses en Parma, Italia, en 1872; aquí estudia las pinturas de Correggio y Parmigianino y trabaja con el consejo de Carlo Raimondi, jefe del departamento de grabado en la Academia de Parma. En Parma, Cassatt atrae la atención y el apoyo de la comunidad artística existe.

Durante el carnaval, 1872

Su pintura “Dos mujeres que lanzan flores durante el Carnaval” es bien recibido en el Salón de 1872. En 1873, después de completar el encargo del arzobispo, Cassatt visita España, Bélgica y Holanda para estudiar y copiar las obras de Velázquez, Rubens y Hals. En España viaja a Madrid y Sevilla, donde pinta varios lienzos con temas españoles; entre ellos pinta “Bailarina española con mantilla”, que se muestra en el Salón de 1874 bajo el título de “Ida” y que atrae la atención de Degas.

Bailarina española con mantilla, 1873

Establecimiento en París.

En junio de 1874, Cassatt se instala en París, donde comenzó a exponer regularmente en los salones. Abre un estudio en París, desde el que reitera su crítica a la política del Salón y a su tradicionalismo, donde a menudo las obras de artistas femeninas son descartados si ellas no tienen un protector en el jurado o coquetea con ellos para ganarse su favor. En 1875 Cassatt presenta dos trabajos que son rechazados y aceptados en 1876, cuando accede a oscurecerles el fondo.

Cassatt decide que ha de alejarse de la pintura de género y adentrarse en temas más de moda, con el fin de atraer encargos de retratos de la alta sociedad estadounidense en el extranjero. El intento dio pocos frutos al principio.

La joven novia, 1875

Contacto impresionista. 

En 1877, las dos propuestas de Cassatt para el Salón son rechazadas. Además, se enemista con Sartain, con la que riñe a menudo y de la que se acaba distanciando. Este mismo año Cassatt se reúne en París con sus padres, que regresan con su hermana Lydia para compartir por un tiempo un gran apartamento en el 5º piso del número 13 de la Avenida Trudaine. Cassat valora la compañía de Lydia. Ambas hermanas siguen solteras. No en vano, Mary ha decidido que el matrimonio es incompatible con su carrera.

Retrato de una dama (Miss My Ellison), 1877

En este momento de horas bajas aparece Edgar Degas para invitarla a exponer sus obras junto a los impresionistas. Cassatt es una incondicional admiradora de Degas desde 1875, año en que descubrió con gran conmoción unos pasteles suyos en el escaparate de un marchante de arte. Cassatt acepta la invitación de Degas con entusiasmo y comienza a preparar cuadros para la próxima exposición impresionista, prevista para 1878 y que finalmente tendrá lugar el 10 de abril de 1879.

Cassat se siente a gusto con los impresionistas, con los que se reúne en privado y en las exposiciones; entre ellos hay incluso con un miembro femenino, la artista Berthe Morisot, que no tarda en amistarse con Cassatt. Pronto Cassat se suma a la causa impresionista con entusiasmo. Con su cercanía, su estilo va a ir ganado en espontaneidad, acercándose a las maneras de Degas y de Renoir.

Niña en un sillón azul, 1878

Al mismo tiempo, el padre de Cassatt insiste en que su estudio y sus suministros deben ser cubierto por sus ventas, que siguen siendo escasas. Cassatt se esfuerza para producir algunas pinturas de calidad para la próxima exposición impresionista. Tres de sus obras más logradas desde 1878 fueron “Retrato del artista”, un autorretrato; “Niña en un sillón azul”; y “La lectura de Le Figaro”, donde retrata a su madre.

La exposición impresionista de 1879 es la más exitosa hasta la fecha, a pesar de la ausencia de Renoir, Sisley, Manet y Cézanne, empeñados en obtener el reconocimiento en el Salón. El grupo obtiene un buen beneficio y vende muchas obras, aunque la crítica los trata con tanta dureza como siempre. En ella Cassatt muestra 11 obras, incluyendo “Lydia en un palco, llevando un collar de perlas” o “Mujer en un palco”.

Mujer en un palco, 1879

Cassat participa en las exposiciones impresionistas siguientes en 1880 y 1881, participando con sus cuadros de niños y mujeres, temas que serán sus favoritos. Se mantiene como miembro activo del círculo impresionista hasta 1886.

En 1886, Cassatt presenta dos cuadros para la primera exposición impresionista en Estados Unidos, organizada por el marchante de arte Paul Durand-Ruel. Cassatt también realiza varios retratos de miembros de la familia durante ese período, siendo “Retrato de Alejandro Cassatt y su hijo Robert Kelso” (1885) uno de sus mejores considerado.

Emmie y su hijo, 1889

La Cassat postimpresionista.

Estilo de Cassatt evoluciona luego alejándose del impresionismo hacia un enfoque más sencillo simple. Comenzó a exponer sus obras en galerías de Nueva York.

Después de 1886, Cassatt ya no se identifica con ningún movimiento de arte y experimenta con una variedad de técnicas. La década de 1890 es la época más creativa de Cassatt. Ha madurado considerablemente y se muestra más diplomática y menos contundente en sus opiniones. Se convierte en un modelo a seguir para los jóvenes artistas norteamericanos que buscan su consejo. Continúa su contacto con los impresionistas, a pesar de la disolución de grupo, en particular con Renoir, Monet y Pissarro.

La carta, 1890-91

En 1891 empieza su andadura en solitario en la galería Durand-Ruel, que se convierte en su marchante. Este año expone una serie de impresiones de punta seca y aguatinta, inspirada en los maestros japoneses; Cassatt se siente atraída por la simplicidad y la claridad de diseño japonés y el hábil uso de bloques de color. En su interpretación, usa delicados colores pastel y el negro, color prohibido entre los impresionistas. También en 1891, la empresaria de Chicago Bertha Palmer propone a Cassatt pintar un mural sobre la "mujer moderna" para el Edificio de las Mujeres en la Exposición Colombina Mundial , que se celebrará en 1893. Cassatt trabaja en el proyecto durante los próximos dos años, mientras vive en Francia con su madre. Por desgracia, el mural no va a sobrevivir a la propia exposición, cuando el edificio es derribado.

En reconocimiento a sus contribuciones a las artes, Francia le otorga la Legión de Honor en 1904. A pesar de haber asesorado a los coleccionistas estadounidenses, el reconocimiento de su arte fue más lento en los Estados Unidos. Incluso entre los miembros de su familia de vuelta en Estados Unidos, recibió poco reconocimiento y fue totalmente eclipsada por su famoso hermano, Alexander Cassatt, presidente del ferrocarril de Pennsylvania de 1899 a 1906.

Verano, 1894

Últimos años. 

Cassat continúa siendo muy productivo en los años anteriores a 1910. En 1910 viaja a Egipto, donde queda impresionada con la belleza de su arte antiguo. Sin embargo, la experiencia es seguida por una crisis de creatividad.

La lección de ganchillo, 1913

Diagnosticada de diabetes, reumatismo, neuralgia y cataratas en 1911, Cassatt sigue pintando hasta de 1914, cuando, casi ciega, se ve obligada a dejar de pintar. Cassatt murió el 14 de junio 1926 en Château de Beaufresne, cerca de París, y fue enterrada en el panteón familiar en Le Mesnil-Théribus, Francia.


Vídeo sobre Mary Cassatt {PRÓXIMAMENTE}
Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.
Estas imágenes y más en Pictify {PRÓXIMAMENTE}
Web monográfica: marycassatt.org.

2 comentarios:

  1. Un post interesantísimo, como siempre. El mundo de las mujeres pintoras antes del XIX es fascinante.

    No fue hasta hace poco que descubrí a Vigée-Lebrun, autora (según dicen) de uno de los primeros retratos con sonrisa abierta de la historia, seguro que alguna vez te has topado con la imagen:

    http://www.batguano.com/vlb10.jpg

    ResponderEliminar
  2. Vigée-Lebrun es fantástica. Una de mis pintoras pendientes. La verdad es que hay muchas pintoras cuyas obras han sido eclipsadas por el mero hecho de haber sido pintadas por mujeres; quizá porque la pintura practicada por mujeres ha sido considerada hasta hace poco una afición, igual que el tejer o el bordar. Hay que sacarlas a la luz; por eso aquí, en este espacio, las mujeres pintoras tiene su etiqueta personal.

    En fin, Didiya, muchas gracias por pasarte por aquí y dejarme tus palabras. Ya hacía tiempo que no te veía. Y muchas gracias por recordarme a Vigée-Lebrun; me gusta que mis visitantes me dejen sus sugerencias. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.