Google+ La Gruta De Los Lienzos: Pintura Rococó

viernes, 7 de agosto de 2009

Pintura Rococó

Fragonard: El columpio
'El Columpio' de Fragonard

Etiqueta: ROCOCÓ.

Época: estilo Rococó.
Otros nombres: "rocaille" en Francia; Barroco tardío o "Spätbarock" en Europa central. También se conoce como "pintura galante".
Características: preferencia por los colores luminosos y suaves, evitando las sombras. Predominan las formas curvilíneas. Las figuras son jóvenes e idealizadas.
Temas:  mitología; orientalismo; galantes y amorosos, apareciendo la "fiesta galante"; paisajismo, apareciendo el "paisaje con figuras".

El Rococó en Francia, Italia, Inglaterra y España.

La pintura rococó forma parte del estilo que, con tal nombre, nació en Francia. Esta corriente estilística se conoce igualmente como "rocaille" en Francia y Barroco tardío o "Spätbarock" en Europa central. También se la llama "pintura galante". En general, los historiadores del arte aplican el término "rococó" a la pintura con cierta cautela, debido a la dificultad que entraña determinar su homogeneidad.

La forma.

La pintura es ante todo decorativa. Se decoran paredes y techos mediante grandes frescos. Se cultiva igualmente el cuadro de caballete, si bien en lienzos de tamaño inferior, por lo general, a las grandes telas de la pintura barroca del siglo precedente. En cierto sentido también esta pintura era decorativa pues decoraba las casas de la nobleza y de la burguesía, por lo que el cuadro se adaptaba a los espacios de las casas dieciochescas.

Se sigue cultivando la pintura al óleo y se populariza como medio de expresión la pintura al pastel, esto es, dibujo en color sobre una hoja de papel. Fue, de hecho, uno de sus medios de expresión favoritos. La pincelada era fina, no suele por lo general apreciarse.

Rococó francés: 'Venus desarmando al Amor’ de François Boucher; 'La Marquesa de Pompadour’ de Quentin de la Tour;
‘Estudiante con libro’ de Jean-Baptiste Greuze; ‘El cerrojo’ de Jean-Honoré Fragonard.

En cuanto al cromatismo, es una pintura muy colorista; se prefieren los colores vivos, luminosos, suaves y claros. Hay un esfuerzo consciente por evitar las sombras, prefiriendo la luz.

Predominan las formas curvilíneas, las inspiradas en la naturaleza, en la mitología, en la belleza de los cuerpos desnudos, y especialmente en los temas galantes y amorosos. Las figuras son jóvenes, idealizadas, graciosas.

Rococó español: ‘El Quitasol’ de Francisco de Goya; 'Naturaleza muerta con granadas, manzanas, azaroles y uvas en un paisaje’ (1771) de Luis Egidio Meléndez (Museo del Prado); 'Ensayo de una comedia' (1772-73) de Luis Paret y Alcázar; ‘Primavera’ (1730-35) de Antoni Viladomat.

Los temas.

Es un arte básicamente mundano, sin influencias religiosas, que trata temas de la vida diaria y de las relaciones humanas. Los temas son maliciosos o frívolos. La escenas mitológicas se vuelven galantes, delicadas y sensuales, prefiriéndose representaciones idílicas de la diosa Venus, querubines y mitos relacionados con el amor.

Rococó alemán: Retablo 'La victoria Miguel' de Johann Evangelist Holzer en Eichstätter Schutzengelkirche; Oberammergau, Iglesia Parroquial de San Pedro y San Pablo, pintura del techo de Matthäus Günther; 'Rebecca y Eleizer' de Franz Anton Maulbertsch; 'Agar y el ángel' de Januarius Zick.

Se generalizó la pintura de género, enriqueciéndola con nuevos temas exóticos, que evocaban un Oriente idealizado, como la chinería (chinoiseries), la turquería, las ruserías (russeries) y el japonesismo (japonaiseries). Lo exótico se vuelve así punto de fuga de las nuevas perspectivas de la existencia. Dentro de esta pintura de género puede entenderse comprendida la galantería o "fiesta galante" o el género pastoril inventado por Boucher. En semejantes obras a menudo se representaban comidas sobre la hierba de personajes aristocráticos y aventuras amorosas y cortesanas. Se recuperaron personajes mitológicos que se entremezclan en las escenas, dotándolas de sensualidad, alegría y frescura.

El género del paisaje se renueva, incluyendo paisajes urbanos como las "vedute" típicamente italianas. Se incluyen en los panoramas urbanos pequeñas figuras, dando lugar al llamado "Paisaje con figuras".

Rococó italiano practicado en Venecia: 'El Bucintoro regresa al Molo el día de la Ascensión’ de Canaletto;
‘Neptuno sacrifica sus dones a Venecia’ de Giovanni Battista Tiepolo; 'Encuentro de disfraces' de Francesco Guardi

Se cultivó extensamente el retrato, un retrato no idealizado sino por lo general más bien cotidiano y sencillo, teniendo como comitentes ya no sólo a la corte, sino también a la burguesía. Los personajes son representados con mucha elegancia, basada en la artificialidad de la vida de palacio y de los ambientes cortesanos, reflejando una imagen amable de la sociedad en transformación. Se prestaba especial atención a las vestimentas, pues en sus formas debía reflejarse la moda; los tejidos se representaban con minuciosidad para transmitir con precisión las cualidades táctiles de la tela; se ponía cuidado en representar fielmente los ornamentos (cintas, flores, lazos, o plumas).

Rococó inglés: 'David Garrick y su esposa Eva-Maria Veigel' de William Hogarth; ‘Mr. y Mrs. Andrews’ de Thomas Gainsborough; ‘Las tres damas Waldegrave’ de Joshua Reynolds; 'Lady Altamont’ de George Romney.
Es un estilo que busca reflejar lo que es agradable, refinado, exótico y sensual. Desaparece así el dramatismo que caracteriza a la pintura barroca. Es desenvuelto y jovial. Apela a los sentidos, al sentimiento y la emoción, más que a la razón.

 
Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.