Google+ La Gruta De Los Lienzos: Angélica y Medoro

jueves, 12 de agosto de 2010

Angélica y Medoro

Andrea Casali - Angélica y Medoro

Obras implicadas:
"Orlando Furioso" de Vivaldi, basada en un libreto de Grazio Braccioli, basado a su vez en el poema épico "Orlando Furioso" de Ariosto.
"Orlando Paladino" de Haydn, sobre un libreto de Nunziano Porta, basado en el libretto "Le pazzie d'Orlando" de Carlo Francesco Badini, inspirado en el poema épico "Orlando furioso" de Ariosto.

La historia de amor entre la bella Angélica y el tierno Medoro ha sido tratada insistentemente a través de la literatura y de la música. Por eso, su historia depende siempre de la fuente.

"Angélica y Medoro" de François Boucher

La historia de amor entre la bella Angélica y el tierno Medoro ha sido tratada insistentemente a través de la literatura y de la música y, por supuesto, de la pintura.
···
El "Orlando Furioso" de Vivaldi
···
(basada en un libreto de Grazio Braccioli, basado a su vez en el poema épico "Orlando Furioso" de Ariosto)
···
En el "Orlando Furioso" de Vivaldi, la acción tiene lugar en la isla de la sacerdotisa Alcina, un lugar encantado del cual se ha hecho con el control al robar las cenizas de Merlín. Alcina ha ofrecido la hospitalidad de su palacio a la bella Angélica, quien está enamorada de Medoro y huye del paladín Orlando, quien la persigue obsesivamente. Cuando comienza el drama, Orlando ha recibido el encargo de destruir el poder de Alcina y Medoro acaba de llegar a la isla. Orlando descubre a Angélica y Medoro juntos, pero sus celos rápidamente se transforman en agradecimiento debido a las tretas de Alcina. Angélica muestra entonces su admiración por Orlando, despertando los celos de Medoro. Entonces Alcina seduce a Ruggiero, amigo de Orlando, ofreciéndole a beber una poción de amor. Llega a la isla Bradamante, esposa de Ruggiero, pero éste, hechizado, no la reconoce. El hechizo se rompe pronto y Ruggiero pide en vano el perdón de su amada. Con la ayuda de Alcina, Angélica persuade a Orlando para que escale un precipicio encantado, donde el héroe termina atrapado en una cueva sin salida. Mientras tanto Bradamante y Ruggiero se reconcilian cuando Angélica y Medoro están celebrando su boda bajo la mirada protectora y envidiosa de Alcina. Orlando llega tras haber encontrado una manera de escapar de la caverna encantada. Al ver la pareja de recién casados Orlando queda fuera de sí. Entonces descubre la estatua de Merlín a la cual besa al confundirla con Angélica. El hechizo sobre la isla de Alcina se rompe inmediatamente. La derrotada Alcina huye planeando una terrible venganza, mientras Orlando, que ha vuelto en sí mismo, perdona a Angélica y bendice su unión con Medoro.
···
El "Orlando Paladino" de Haydn
···
(Sobre un libretto de Nunziano Porta, basado a su vez en el libretto "Le pazzie d'Orlando" de Carlo Francesco Badini, inspirado asimismo en el poema épico "Orlando furioso" de Ariosto)
···
La historia de Haydn comienza cuando la pastora Eurilla y su padre Licone se alarman por la aparición de un caballero con aspecto amenazante, que busca a Angelica y Medoro. El caballero se revela como Rodomonte, Rey de Barbary, encaprichado con Angelica y decidido a protejerla de los celos de Orlando, que vive obsesionado con ella. No muy lejos de allí, Angelica y Medoro viven refugiados en un castillo, desde el que Angélica invoca a la hechicera Alcina, quien le ofrece su protección. Sin embargo, Medoro regresa con malas noticioas: Orlando y su escudero Pasquale han sido vistos en un lugar cercano. Dudan si será más seguro permanecer en el castillo o escapar y, ante la duda, Medoro propone a Agélica separarse durante un tiempo, para protegerla de los celos de Orlando. Al llegar a los jardines del castillo, Orlando descubre que Medoro ha grabado todos los árboles con el nombre de Angélica y, enfermo de celos, destroza toda la arboleda y la fuente. Alcina aparece entonces para tranquiliza a los amantes y, al entrar Orlando en escena, esta lo inmoviliza con su magia y lo encierra en una caja de acero para propiciar la huida de Medoro y Angélica. Liberado de nuevo de su prisión, Orlando sigue con la intención de perseguir a los amantes allá adonde vayan. Separado de su amada, Medoro busca refugio en una gruta junto al mar. En tanto, Angélica está a punto de arrojarse al mar a causa de su desesperación. Entonces vuelve a interceder Alcina, que vuelve a juntar a los amantes gracias a su magia y vuelve a salvarlos de Orlando una segunda vez. Alcina lleva a Orlando hasta el inframundo, donde ordena a Caronte que cure su locura con agua del río del olvido. Después, en pleno bosque, Angélica es perseguida por algunos salvajes y, en un su intento por defenderla, cae herido. Sin embargo, Alcina cura a Medoro de sus heridas y sobrevive para dar un final feliz a la historia. En tanto, Orlando, sanado de su locura y habiendo salvado diferencias con Rodomonte, parte en busca de nuevas hazañas.



Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

Fuentes: Orlando Paladino de Haydn (Wikipedia), Orlando Furioso de Vivaldi (Wikipedia), Orlando Furioso de Ariosto (Wikipedia).

2 comentarios:

  1. Hola, Auxi!
    Ando medio preocupada. Había comentado tu entrada anterior y no sé por qué ahora no aparece. Asímismo nadie me firma en mi blog, y yo me pregunto: será porque no tiene ganas? o porque algo anda mal en la configuración. Y por esta misma última razón es que no aparece mi comentario, el que te hice. =(
    En fin, lo que quiero de ti, es que me ayudes a descifrar estas dudas: borraste mi comentario o nunca apareció?
    Y: se puede firmar normalmente en mi blog, o algo te lo niega?
    Por favor, Auxi, si puedes ayudarme te estaré muy agradecida =)
    Que tengas un hermoso día!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Anne.

    No te preocupes. Todo está dentro de la normalidad.

    Te cuento que tengo activada la moderación de comentarios, por lo tanto, estos no se publica hasta que he aprobado la publicación; era la única manera de acabar con el spam, que me tenía asediada antes de activar esta opción.

    Ayer me pasé por el blog, pero no lo hice hasta última hora. En efecto, leí tu comentario. Pero, debido a mi mala memoria y a que no me gusta dejar ninguno de los comentarios de mis blogs, decidí dejar su publicación para hoy. Sólo así puedo estar segura de haber contestado a las visitas de mis lectores, precisamente por el aprecio que os tengo, ya que sin vuestras visitas ninguno de mis blogs sería nada.

    Aprovecho la ocasión para agradecerte a ti y todos mis visitantes vuestra presencia y vuestra compañía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.