Google+ La Gruta De Los Lienzos: Edwin Henry Landseer (1802-1873)

lunes, 14 de julio de 2008

Edwin Henry Landseer (1802-1873)

Autorretrato de Edwin Henry Landseer

Pintor.

Procedencia: Inglaterra.
Familia: John Landseer, su padre.
Aprendizaje: John Landseer; Benjamin Robert Haydon; Frederick Richard Lee.
Escuela: pintura victoriana.
Temas: animales.
Reconocimientos: miembro de la Academia Real (1826); académico de la Academia Real (1831); caballero (1850); Declinó la presidencia de la Academia Real en 1866.

Autorretrato de Edwin Henry Landseer.

Sir Edwin Henry Landseer (1802-1873) Pintor británico de la época victoriana, especialista en pinturas de animales, más conocido, sin embargo, por las famosas esculturas de los leones en el monumento a Horacio Nelson en la Trafalgar Square de Londres.

Juventud.

Edwin Landseer nació en Londres el 7 de marzo de 1802, hijo del grabador John Landseer.

Fue una especie de niño prodigio, cuyo talento artístico fue reconocido desde el principio.
Estudió con varios artistas, incluyendo a su padre John Landseer. Se inició como aprendiz del pintor Frederick Richard Lee y estudió con el pintor de historia Benjamin Robert Haydon, que animó a joven Landseer a realizar disecciones con el fin de comprender plenamente la musculatura de los animales y la estructura esquelética.

Éxito. 

Cuando sólo contaba con 13 años, en 1815, ya expuso varias obras en la Academia Real.

Visitó Escocia por primera vez en 1824 y la retrató incansablemente desde entonces. En particular las tierras altas le proporcionó protagonistas (humanos y animales) para muchas de sus pinturas importantes, desde sus primeros éxitos como ‘The Hunting of Chevy Chase’ (1825–6) o ‘An Illicit Whiskey Still in the Highlands’ (1826-9) hasta sus logros más maduros, como ‘Monarch of the Glen’ (18519 o ‘Rent Day in the Wilderness’ (1855-1868).

'Monach of the Glen'

Landseer fue integrado como miembro de esta institución a los 24 años y se convirtió en académico cinco años más tarde, en 1831.

Con 30 años de edad, Landseer sufrió lo que hoy se cree que fue un ataque de nervios. Desde entonces, se vio afectado por ataques de melancolía, hipocondría y depresión, sobre todo a partir de la década de 1840, los cuales se vieron agravados a menudo por el alcohol y el consumo de drogas recurrentes.

A pesar de ello, pintó con rapidez, cuando las musas lo acompañaron. De hecho, la leyenda asegura que Landseer era capaz de trabajar con las dos manos simultáneamente, atribuyéndole la capacidad de retratar la cabeza de un caballo con una mano mientras que con la otra pintaba la cola. Además, su fama cruzó las fronteras de clase: las reproducciones de sus obras eran comunes en los hogares de clase media y su obra era también popular entre la aristocracia. Incluso la Reina Victoria encargó al artista numerosos retratos de mascotas y de miembros de la familia real desde 1836, entre ellos un retrato ecuestre a tamaño real de la propia reina.

'Laying down the law'

 ‘Laying Down The Law’ (1840) satiriza a los abogados mediante el antropomorfismo. Muestra a un grupo de perros en el que un caniche simboliza al Lord Canciller.

Su pintura ‘The Shrew Tamed’, que participó en la Exposición de la Academia Real de 1861, causó controversia debido a su temática. En ella mostraba a un poderoso caballo de rodillas entre la paja en un establo mientras que una joven reposa la cabeza apoyada en su costado, acariciándole el cuello. El catálogo los describía como el retrato de la famosa amazona, Ann Gilbert, aplicando las técnicas de domesticación de John Solomon Rarey. Algunos críticos, sin embargo, concluyeron que Landseer pretendía referirse a la famosa cortesana de Catherine Walters que era, además, una excelente amazona.

'The shrew tamed'

Algunas de las últimas obras de Landseer, como ‘Flood in the Highlands’ (La inundación en las tierras altas) y ‘Man Proposes, God Disposes’ (El hombre propone y Dios dispone), ambos de 1864, tienen un tono pesimista. La segunda muestra a dos osos polares jugando con los huesos de los muertos y otros restos la fracada expedición de Sir John Franklin al Ártico.

En 1866 fue elegido presidente de la Academia Real, pero declinó asumir el cargo.

Desde 1870, la estabilidad mental de Landseer fue frágil, lentamente en la locura hasta que en julio de 1872 fue declarado demente a petición de su familia.

'Man proposes, God disposes'

La muerte de Landseer, el 1 de octubre de 1873, fue muy sonada en Inglaterra: tiendas y casas bajaron sus persianas, las banderas ondearon a media asta, los leones de bronce en la base de la columna de Nelson se cubrieron de guirnaldas y grandes multitudes se alinearon en las calles para ver el cortejo fúnebre pasar. Landseer fue enterrado en la catedral de San Pablo, Londres.

A su muerte, Landseer dejó atrás tres pinturas inacabadas: ‘Finding the Otter’ (Buscando la nutria), ‘Nell Gwynne’ and ‘The Dead Buck’, todos en caballetes en su estudio. Fue su último deseo de que su amigo John Everett Millais completase los cuadros y así lo hizo.

Legado. 

La popularidad de Landseer en la Gran Bretaña victoriana fue considerable y su reputación como un pintor de animales no tenía rival. Gran parte de su fama y sus ingresos derivaron de la publicación de los grabados de su obra, muchos de ellos publicados por su hermano Thomas.

Tal fue la influencia de Landseer en esta materia que el nombre terranova landseer (Landseer Newfoundland) se usa para una variedad de perro de raza terranova, que se destaca por la mezcla de manchas blancas y negras. Landseer popularizó esta variedad en sus pinturas de perros rescatando de las aguas a niños que se ahogan.

Sus trabajos pueden ser encontrados en la Tate Britain, el Victoria and Albert Museum, Kenwood House y la Wallace Collection de Londres.


Vídeo sobre Edwin Henry Landseer {PRÓXIMAMENTE}

Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.
Estas imágenes y más en Pictify {PRÓXIMAMENTE}

Fuente: The Victorian Web. Wikipedia. Wikipedia España.
Más información: ARC. ArtCyclopedia.
Puedes descargar el álbum completo en Megaupload.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.