Google+ La Gruta De Los Lienzos: La Bella Durmiente

domingo, 4 de diciembre de 2011

La Bella Durmiente

Maxfield Parrish - La Bella Durmiente

Obras implicadas:
Cuento de hadas popular versionado en múltiples ocasiones. Destacan las versiones de Charles Perrault (incluida en la colección “Cuentos de Mamá Ganso”, de 1697) y la de los hermanos Grimm (incluida en su colección de cuentos, publicada en 1812, 1815 y 1857)

Psinopsis:
Para celebrar el nacimiento de su hija, los señores del reino organizaron una gran fiesta a la que invitan a todas las hadas de la región salvo una, de la que hacía años que no tenían noticia. Durante el festejo, cada una de las hadas otorgó a la princesa un don. Pero justo antes de que la última hada hablara, hizo acto de presencia aquella que había quedado sin invitar, la cual maldijo a la princesa: “A la edad de dieciséis será herida por una aguja y en el acto morirá” advirtió. Por fortuna, el hada que aún no había otorgado su don enmendó la situación: “La princesa no morirá a causa de ninguna aguja –predijo-, sólo caerá en un profundo sueño del que la rescatará un apuesto príncipe una vez pasados cien años”.

"La Bella Durmiente" de Maxfield Parrish

La Bella Durmiente es un cuento de hadas popular europeo nacido de la tradición oral. Las versiones más conocidas son las escritas por Charles Perrault "Belle au Bois Dormant" (La Bella Durmiente del Bosque) incluida en su libro "Cuentos de Mamá Ganso" publicado en 1697 y la de los Hermanos Grimm: "Dornröschen" (Bella Durmiente).

El cuento comienza con el nacimiento de la princesa, que alegra tanto a sus padres que organizan una gran fiesta a la que invitan a todas las hadas que habitan en la región salvo una, de la que hace años que no tienen noticia. En la ceremonia, cada una las hadas recibe un pequeño de cofre llenos de piedras preciosas que agradecen a los reyes concediendo varios dones, uno por cada hada. Justo antes de que la última hada otorgase su don, se personó en la fiesta el hada que se había quedado sin invitar, quien maldijo a la princesa: “A la edad de dieciséis será herida por una aguja y en el acto morirá” advirtió. Sin embargo, el hada que aún no había otorgado su don enmendó la situación: “La princesa no morirá a causa de ninguna aguja –predijo-, sólo caerá en un profundo sueño del que la rescatará un apuesto príncipe una vez pasados cien años”.

Los reyes, con la intención de esquivar la maldición del hada malvada, desterraron del reino todas las agujas. Sin embargo, el hada malvada, que era muy astuta, el día de su dieciséis cumpleaños se las apañó para atraer a la princesa hasta una recóndita habitación del castillo, donde la esperó vestida de anciana cosiendo o hilando en una rueca, según la versión. La princesa, maravillada por aquella labor para ella desconocida, se acercó para inspeccionarla con tal mala fortuna que resultó herida por una aguja, cayendo redonda al suelo.

Descubierto el percance, el rey hizo tender a la princesa en el lecho y mandó llamar a las hadas que, para evitar el desconsuelo de la corte, hicieron que todo el castillo quedase atrapado en el mismo encantamiento y protegieron el castillo con un bosque mágico. Trascurrido un siglo, como las hadas habían predicho, pasó por el bosque un apuesto príncipe a cuya vista fue revelado el castillo y todos sus habitantes. Al entrar en el castillo, el príncipe descubrió a la princesa, quien dormía apaciblemente en su lecho; cegado por su belleza, el príncipe se inclinó sobre ella y la besó, rompiendo al fin el encantamiento.



Puedes leer y descarga la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

Fuentes: Wikipedia España: La Bella Durmiente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.