Google+ La Gruta De Los Lienzos: Charles Gleyre (1806-1874)

viernes, 16 de octubre de 2009

Charles Gleyre (1806-1874)

Autorretrato de Charles Gleyre
Autorretrato de C. Gleyre

Pintor.

Procedencia: Suiza.
Profesores: Paul Delaroche.
Escuela: academicismo.
Alumnos: Claude Monet, Pierre Auguste Renoir, Alfred Sisley, James Abbott McNeill Whistler.

Charles Gleyre (1806-1874) Artista de estilo Academicista, conocido por sus cuadros clasicistas en los que hay cierto poso romántico.

Juventud. 
 
Marc Gabriel Charles Gleyre nace en Chevilly, cantón de Vaud, el 2 de mayo de 1806. Sus padres mueren cuando él tiene 7 u 8 años, por lo que lo cría un tío suyo en Lyon.
 
A partir de 1825 estudia con Louis Hersent, en la Escuela de Bellas Artes y en la Académie Suisse. En 1829 se traslada a Roma, donde pasa cinco años, contactando con Leópold Robert, cuyo estilo clasicista influirá en toda la obra de Gleyre.
 
Al final de su adolescencia se traslada a París, donde pasa cuatro años estudiando Arte intensamente. Los cuatro años siguientes los pasa en Italia, donde se hizo amigo de Horace Vernet y Louis-Leopold Robert.
 
Con el patrocinio de un mecenas norteamericano, los siguientes seis años se embarca en un viaje que lo lleva por Sicilia, Grecia, Egipto, Nubia y Siria. En este tiempo sufre un enfermedad oftálmica en El Cairo y de fiebres en el Líbano, regresando a Lyon en un estado de salud deplorable.

'El regreso del hijo pródigo'

Éxito. 

Una vez restablecido, se muda a París y se estableció en un modesto estudio de la rue de l’Université, donde empieza a dar forma a las ideas que le vienen rondando por la cabeza hace tiempo. Es el origen de una de las escuelas más liberales de su época, en la que Gleyre, a pesar de practicar una pintura convencional, abogará por la pintura al aire libre y alentará a sus alumnos a valerse por sus propios medios.

Realiza ‘Diana dejando el baño’, ‘Joven nubio’, algunos cuadros de frutas que no llaman la atención del gran publico y el cuadro que lo catapulta a la cima del mundo artístico: 'La apocalíptica visión de San Juan', enviado al Salón de París de 1840. A éste le sigue en 1843 ‘Tarde’, que más tarde se populariza como ‘Las ilusiones perdidas’. En él aparece un poeta sentado en un banco junto al río con la cabeza gacha y con una pose cansada, dejando su lira caer de una mano despreocupada y mirando fija y melancólicamente a una comparsa de doncellas cuyo canto deja de oír y cuyo bote se aleja lentamente de su mirada.
 
Cuando Delaroche cierra su taller, en 1843, lo recomienda a sus alumnos. Gleyre accede entonces a dar lecciones dos veces a la semana sin que se le recompensen por ello.

'Tarde' o 'Las ilusiones perdidas'
 
Vivir para el Arte. 
 
A pesar de su éxito, Gleyre se retira y pasa el resto de su vida dedicándose devotamente a sus ideales artísticos. Después de 1845, cuando expone su ‘Separación de los Apóstoles’, sólo exhibe en el Salón ‘La danza de las bacantes’ en 1849.
 
Sin embargo, a pesar de su alejamiento, sigue siendo muy productivo, demostrando una capacidad enorme para captar el dolor. Cuando le preguntaban por su método para plasmar todo esto, contestaba: ‘en y pensant toujours’ (pensando en eso siempre). Gleyre era muy meticuloso y contagió su laboriosidad a muchos artistas. De hecho, podía tardar años hasta que finiquitaba sus obras.

Por instinto y principio, Gleyre se mantiene célibe. Aunque en sus años de retiro se muestra interés por la política, concertando citas de un partido liberal en su estudio.

Nuevos problemas en la vista lo obligan a cerrar el taller en 1864, trasladándose a Fontainebleau en compañía de Sisley, Bazille y Renoir.

'La separación de los Apóstoles'
 
Muerte. 
 
Gleyre muere de repente, el 5 de mayo de 1874, durante una visita a la Exposición Retrospectiva de los exiliados de Alsacia y Lorraine en París, dejando inacabado su ‘Paraíso terrenal’.
 
Entre otros cuadros suyos cabe destacar ‘Diluvio’, donde aparecen dos ángeles sobre una desolada tierra en la que las aguas que la destruyeron empiezan a retirarse dejando que se vean los estragos. Otros cuadros importantes son ‘La batalla de Lémano’, ‘El hijo pródigo’, ‘Rut y Boaz’, ‘Ulises y Nausícaa’, ‘Hércules a los pies de Ónfale’, ‘El joven ateniense’ o ‘Safo’ o ‘Minerva y la ninfa’, ‘Venus y Adonis’, ‘Dafne y Cloe’, ‘El amor y las parcas’. También dejó numerosos dibujos y cuadros. Se le atribuye el retrato de Heinrich Heine, en Revue des deux mondes en abril de 1852.


Vídeo sobre Charles Gleyre {PRÓXIMAMENTE}

Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.
Estas imágenes y más en Pictify {PRÓXIMAMENTE} 
 
Puedes descargarte el álbum completo en Megaupload.

Fuente: Arte Historia; Arts4x; Wikipedia España.

6 comentarios:

  1. ¡Gracias por mostrarnos otro pedacito de las maravillas del arte académico!

    A mi el retrato de dama oriental (no sé el nombre exacto en castellano, siempre lo conocí como "Oriental Lady") siempre me ha fascinado.

    Me parece que se iguala en carácter y penetración psicológica a muchos otros retratos famosos de la historia del arte.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Entonces, si te lo has perdido, te recomiendo que visites el post dedicado a las odaliscas. Tiene retratos increibles.

    Te dejo el enlace, por si te animas ;)

    http://lienzos.blogspot.com/2009/08/odaliscas.html

    ResponderEliminar
  3. Gracias! Si es que voy a aprender más en tu blog que en la asignatura de la facult. :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Auxi, te felicito por este blog, es maravilloso me encanta y me sirve de aprendizaje, para conocer a los pintores , ya que hace poco se me ha despertado la afición por el arte,todo un placer entrar en la gruta.Muchos saludos desde Cataluña

    ResponderEliminar
  5. XD Gracias, Didiya! La verdad es que comencé este blog en mi búsqueda de pintores que me eran desconocidos, precisamente porque nunca lo abordamos en la asignatura de Historia del Arte!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Pink! Muchas gracias! La verdad es que me animan mucho tus palabras! No descarto algún día hablar sobre los más consagrados pintores de la historia... Pero nunca desistiré de mi aventura de descubrimiento que comencé antes de crear este blog ;)

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.