Google+ La Gruta De Los Lienzos: François Boucher (1703–1770)

domingo, 28 de febrero de 2010

François Boucher (1703–1770)

Autorretrato de François Boucher
F. Boucher pintado por A. Roslin


Pintor

Procedencia: Francia.
Familia: Nicolas Boucher, su padre.
Profesores: Nicolas Boucher, su padre; François Lemoyne, Jean-François Cars.
Mecenas: Marquesa de Pompadour.
Escuela: Rococó; Rococó francés.
Alumnos: Jacques-Louis David.
Temas: pastorales, mitológicos, retratos.

Autorretrato de François Boucher.

François Boucher (1703–1770) Pintor francés dedicado al estilo galante, propio de la época Rococó. Es famoso por sus pinturas idílicas y voluptuosas sobre temas mitológicos, pastorales y retratos. Fue quizá el pintor decorador más famoso del siglo XVIII y ha pasado a la historia como uno de los mayores exponentes de la pintura Rococó francesa, al igual que su mecenas, Madame de Pompadour, a la que retrató en varias ocasiones.

Juventud. 

François Boucher, hijo del también pintor Nicolas Boucher, de origen humilde. Su padre fue su primer contacto de Boucher con la pintura, seguido por aprendizaje algo accidentado, con varios maestros y diversos obstáculos para triunfar.
 
A los 17 años, es aprendiz del pintor François Lemoyne, con quien sólo permanece 3 meses. Luego pasa a trabajar con el grabador Jean-François Cars, que lo instruye en la técnica del aguafuerte.

En 1723, Boucher obtiene el prestigioso Premio de Roma. Pero la falta de plazas lo obliga a esperar 4 años la obtención del premio, consistente en un viaje de estudios a Italia, alojado por la Academia Francesa en Roma. Durante esta espera, Boucher trabaja como un artista gráfico e ilustrador de libros y continúa trabajando en el taller de Cars, colaborando en una serie de grabados sobre dibujos del difunto Watteau, promovida por Jean de Julienne.
 
Tras 4 años de espera, Boucher emprende el viaje a Italia acompañando a los Van Loo. Aquí parece haber prestado especial interés por los maestros del barroco, aunque la influencia de la campiña italiana y los paisajistas holandeses que trabajaban aquí en el siglo XVII se puede sentir en lienzos ‘Vista de Capriccio desde Campo Vaccino’. Boucher también estudia la pintura veneciana del siglo XVIII y la obra de Giovanni Benedetto Castiglione.

Capriccio View from the Campo Vaccino (1734)

Éxito. 
 
En 1731 regresa a París, donde pronto vuelve su atención a la pintura mitológica de gran escala, hallando pronto el reconocimiento oficial en forma de encargos.
 
En 1734 es admitido en la recién fundada Real Academia de Pintura y Escultura; su ‘pieza de recepción’ es ‘Rinaldo y Armida’ (1734). A partir de aquí su carrera se acelera, siempre con el apoyo de su mecenas, la Marquesa de Pompadour. Su producción pronto adorna las paredes de una clientela igualmente amplia, entre la que se cuenta el rey Luis XV, Madame de Pompadour o el conde Carl Gustav Tessin, embajador sueco en París y también coleccionistas burgueses de medios mucho más modestos.

Madame de Pompadour

 
De profesor es promovido a rector de la Academia y a director de la Real Fábrica de tapices de los Gobelinos en 1755. En 1765 es nombrado Primer pintor del rey y director de la Academia, las dos posiciones más altas en el ámbito de las artes en Francia.
 
En los últimos años de su vida, la aparición de una nueva corriente estética en Francia, el neoclasicismo, hace caer en el olvido a Boucher, cuyo estilo es duramente atacado por críticos como Denis Diderot, que no dudan en desacreditar públicamente a Boucher al tiempo que defienden la nueva estética.

Boucher fallece el 30 de mayo 1770 en su natal París.

Venus desarmando a Cupido

Obra. 

En cuanto a la estética… 

Muchos de sus cuadros son de pequeño formato, para estancias privadas y no para grandes salones oficiales, por lo que están pensados para ser vistos de cerca y su superficie recuerda a la porcelana. 

Su obra está inspirada en artistas como Watteau y Rubens, con ciertas diferencias…
  • De Watteau toma algunos temas, pero los representa con una energía vital y un color más vivo que recuerda más a Rubens... Sobre el color, al parecer, Boucher llegó a asegurar que la naturaleza es "trop verte et mal éclairée" (demasiado verde y mal iluminada). 
  • Boucher, sin embargo, emplea una pincelada bastante pulida y busca un acabado muy detallista, sin la audacia de Rubens, con la intención de agradar a su clientela cortesana. 
La siesta interrumpida
En cuanto a los temas que aborda… 
  • PASTORALES: Contribución más original de Boucher a la pintura Rococó fue su reinvención de la pastoral, una forma de paisaje idealizado poblado por pastores enfundados en vestido de seda. Estas obras celebran la tranquilidad de la naturaleza y la evasión que otorga el campo; sin embargo, si Boucher olvida en ellas la inocencia tradicional del campesino e impregna sus escenas con algo de erotismo. 
  • MITOLOGÍA. Sus escenas mitológicas son apasionadas y amorosas, en lugar de las típicas escenas épicas. Es el marco perfecto para insertar el desnudo femenino, caracterizado por un sentimentalismo algo artificial, casi teatral, plasmado con elegancia preciosista y con una concepción decorativa o erótica. 
  • RETRATOS. La marquesa de Pompadour, sinónimo de arte rococó, es una gran admiradora de la obra de Boucher; en sus retratos Boucher muestra más claramente su estilo. En cuadros como ‘El almuerzo’ (1739) retrata una escena familiar con gran maestría, usando a su propia familia como modelo. Este estilo intimista contrasta con las imágenes explícitas que pinta en los retratos de las odaliscas, tales como ‘Desnudo en reposo’.
Además de sus cuadros, Boucher diseñó trajes para teatro, tapices, gobelinos y participó en la decoración de los palacios de Versalles, Fontainebleau y Choisy.


Vídeo sobre François Boucher {PRÓXIMAMENTE}

Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.
Estas imágenes y más en Pictify {PRÓXIMAMENTE}
Puedes descargarte el álbum completo en Megaupload.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.