Google+ La Gruta De Los Lienzos: Casandra

jueves, 26 de abril de 2012

Casandra

Lady Hamilton As Cassandra - George Romney

Nombre griego: Casandra.
Equivalente romano: ---

Título: sacerdotisa de Apolo, famosa por su don profético.
Categoría: realeza.
Mitos relacionados: la obtención de su don adivinatorio; la guerra de Troya; la violación de Ayax; la venganza de Clitemnestra y Egisto.

Procedencia: Troya.
Padres: Hécuba y Príamo, reyes de Troya.
Amante: Agamenón.
Posible descendencia: Telédamo y Pélope, con Agamenón.

"Lady Hamilton como Cassandra" de George Romney


En la mitología griega, Casandra era hija de Hécuba y Príamo, reyes de Troya. Fue sacerdotisa de Apolo, famosa en la mitología clásica por su don como profetisa.

El don maldito de Casandra.

Aunque algunas versiones sugieren que Casandra consiguió la habilidad de entender el idioma de los animales, la mayor parte de las leyendas le atribuyen el don de la profecía. No está claro como obtuvo Casandra ese don. Según algunas fuentes, lo obtuvo tras pasar una noche en el templo de Apolo junto con su hermano gemelo Héleno, cuando aún eran unos bebés; allí las serpientes del templo lamieron y limpiaron sus orejas, concediéndole el don de oír el futuro. Sin embargo, la versión más recurrente es aquella que asegura que Casandra pactó con Apolo la concesión del don a cambio de un encuentro carnal. En esta versión Apolo, que amaba a Casandra, le concedió su deseo. Sin embargo, cuando ella no le correspondió, él la maldijo. En algunas versiones de este mito, Apolo escupe en su boca al maldecirla, lo que en otras versiones griegas supone la pérdida del don; si bien, el caso de Casandra es diferente, ya que Casandra se ve condenada a luchar contra la incredulidad de la gente, lo cual convertiría su don en una fuente continua de dolor y frustración.

Aunque Casandra previó la destrucción de Troya, la muerte de Agamenón y su propia desgracia, fue incapaz de evitar estas tragedias. Su familia creía que estaba loca. En algunas versiones, su familia la mantuvo encerrada en casa o encarcelada, siendo esto lo que la hace enloquecer. En otras versiones, Casandra simplemente era una incomprendida.

La violación de Áyax.

Una vez concluida la guerra de Troya, durante el saqueo de la ciudad, Áyax, hijo de Oileo, encontró a Casandra refugiada bajo un altar dedicado a Atenea. Aunque la princesa se agarró a la sagrada estatua de la diosa, en el frenesí del saqueo Áyax desoyó sus ruegos y la arrastró junto con la estatua.
Según algunas fuentes, Áyax violó a Casandra en ese preciso lugar; en otras fuentes, el sacrilegio cometido por Áyax consistió en no respetar la sagrada estatua de la diosa.

Fuese cual fuera su afrenta, Áyax sucumbiría la ira de Poseidón quien, azuzado por la humillada  Atenea, provocó una tormenta en las cercanías del promontorio de las rocas Giras, donde el barco de Áyax se hundió, sucumbiendo ahogado o clavado a las rocas por el tridente de Poseidón, según la fuente.

En medio de las intrigas de Clitemnestra y Egisto.

Tras la caída de Troya, Casandra es entregada como parte del botín al rey Agamenón de Micenas, quien en esos momentos ignoraba que su esposa Clitemnestra había comenzado un romance con Egisto, quizá azuzada por el odio que Agamenón le inspiraba desde su intermediación en la muerte de Ifigenia, hija de ambos.

Cuando Agamenón y Casandra regresan a MicenasClitemnestra pide a su marido que camine sobre una alfombra morada, el color que simboliza a los dioses. A pesar de que Casandra intenta persuadirlo, el rey la ignora y cruza la alfombra, cometiendo un sacrilegio. Al final, ya fuera por celos o por venganza, Clitemnestra y Egisto confabularon para asesinar a ambos. En algunas versiones, Casandra y Agamenón habían tenido gemelos: Telédamo y Pélope, ambos asesinados también por Egisto.

Télefo, hijo de Heracles, también amaba a Casandra. Sin embargo, ella se burlaba de él y le ayudó a seducir a su hermana Laódice.



Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

Quizá te interese: la Guerra de Troya.
Fuentes: Wikipedia España. SoloNosotras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.