lunes, 9 de abril de 2007

Eurídice, la amada de Orfeo

Anselm Feuerbach - Orfeo y Eurídice

Nombre griego: Eurídice, Agriope.
Equivalente romano: ---

Cateogría: ninfa auloníade.
Mitos relacionados: el Mito de Eurídice y Orfeo.

Procedencia: Tracia.
Esposo: Orfeo.

EL MITO DE EURÍDICE Y ORFEO.
Personajes principales: Eurídice y Orfeo.
Personajes secundarios: Aristeo, Hades, Perséfone, Hermes, Caronte.
Huyendo de Aristeo, Eurídice pisó una serpiente cuyo veneno le causó la muerte. Dolido por la pérdida, Orfeo la siguió hasta el Inframundo donde, cantando un doliente repertorio, consiguió que Hades y Perséfone, señores de los muertos, liberaran a Eurídice. Si bien, establecieron para ello una condición: que él la guiara hasta la salida, pero sin volver la vista atrás para mirarla.

"Orfeo y Eurídice" de Anselm Feuerbach

Según los relatos, cuando Orfeo tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar su alma. Tal era su talento que todas las ninfas le profesaban una gran admiración y seguían sus pasos y deseaban tenerle por esposo. Sin embargo, solamente la dríade Eurídice (a veces conocida como Agriope), cuya modestia igualaba a sus encantos, le pareció a Orfeo digna de su amor, por lo que la tomó por esposa siendo por ella correspondido.

Sin embargo, cierto día, mientras que Eurídice se paseaba con sus compañeras por un prado de Tracia, fue sorprendida por Aristeo, hijo de Apolo, que, cautivado por su belleza, se abalanzó sobre ella con oscuras intenciones. Eurídice huyó de él, lanzándose a una veloz carrera en la que la ninfa pisó con su pie descalzo una serpiente cuyo veneno le causó la muerte.

En las orillas del río Estrimón, un errante Orfeo se lamentaba amargamente por la pérdida de Eurídice, interpretando canciones tan lastimeras que todas las ninfas y dioses lloraron; tanto se conmovieron, que lo instruyeron para regresar a su esposa de la muerte.

Orfeo descendió entonces al mundo inferior y con su música ablandó el corazón de Hades y de Perséfone, los cuales permitieron a Eurídice retornar con él a la tierra. Para ello debían someterse a una sola condición: que él caminase delante de ella, sin mirar hacia atrás, hasta que hubiesen alcanzado el mundo superior y los rayos de sol bañasen a Eurídice. Acompañados por Hermes, los amantes emprendieron su camino: Orfeo delante y detrás Eurídice. Sin embargo, en su ansiedad, Orfeo rompió su promesa y se giró para comprobar si ella seguía allí. Eurídice se desvaneció entonces delante de sus ojos.

El poeta desesperado, desanda el camino y ruega muchas veces a Caronte, barquero que pasa las almas por la laguna Estigia, que regrese a Eurídice nuevamente a la orilla de los vivos. Pero el barquero sujeto únicamente al mandato del dios del Hades, no escucha su petición y lleva a la ninfa a la sombras del infierno. Orfeo, sin embargo, no se da por vencido y sigue cantando apasionados versos, permaneciendo siete días a orillas del Aqueronte sin probar alimento alguno, consumido por el dolor. Pero los infiernos ya no lo oyen. Finalmente, y después de haber maldecido hasta la saciedad la crueldad del dios de los infiernos, Orfeo vuelve al mundo de los vivos, pero ya nada podrá hacerlo sonreír, entristeciendo su canto para siempre.

Cuentan que sólo al final de sus días, el alma del músico pudo hallar el descanso regresando a los Infiernos, donde desde entonces Orfeo pregona junto a Eurídice a un amor mucho más grande que la misma muerte y canta para los bienaventurados en los Campos Elíseos.

(Esta historia procede del tiempo de Virgilio, que fue el que introdujo por primera vez el nombre de Aristeo. Sin embargo, otros autores también hablan de la visita de Orfeo al submundo; por ejemplo, Platón afirma que los dioses del infierno sólo le "presentaron una aparición" de Eurídice)

···


Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.

Quizá te interese: la vida de Orfeo.
Fuentes: Poesía del MomentoTextos MágicosWikipedia España.
Más imágenes: RastkoWikipedia Database.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.